Apología del franquismo

Tras 32 años de haber padecido en persona el régimen de Franco, creí que por fin podría olvidarme de él. Pero no es así. Hasta en el debate electoral en el que se hablaba del futuro, allí estaba él, en la boca y en el recuerdo de esa izquierda recurrente de siempre, con nostalgia de…

Rebelión de las clases medias

Hace tiempo que la rebelión social no es urgida por las masas depauperadas, si es que alguna vez lo fue. Es verdad, no obstante, que estaban los sans-culottes en la toma de La Bastilla o que a Evita le gustaba hablar de sus pobres descamisados. En tal caso, ésas son historias del pasado.

“Mientras dure la guerra”

Hay que ser cainita en uno u otro sentido (es decir, muy bestia) para hacer una crítica frontal y despiadada a la película de Alejandro Amenábar. No sólo porque es estéticamente bella, sino porque intenta, de todas, todas, algo tan imposible y deseable como la ecuanimidad.

La primera ficha del dominó

Cataluña, lo siento mucho, sólo es la primera ficha de un dominó global, cuyas piezas están puestas en fila para que, una vez empujada la primera, vayan cayendo una tras otra, hasta que no quede ninguna de ellas en pie.

Las razones de los «indepes»

Entiendo perfectamente las razones de los independentistas catalanes. Incluso que lleguen a ser una gran mayoría social. La gente se mimetiza con su medio. Sucedió aquí con Francisco Franco (no todos los asistentes a sus multitudinarias muestras de apoyo fueron forzados), con Adolf Hitler (hasta Austria se incorporó voluntariamente al III Reich) y con José…

No me interesan las noticias

No sé si lo mío es muy grave, pero han dejado de interesarme las noticias. No me refiero sólo a las truculentas: al asesinato de cada día, a la última víctima de la violencia machista, a la penúltima ocurrencia estrafalaria de Donald Trump, a la insurrección (violenta o, al menos, intimidatoria, qué quieren que les…

Izquierdistas de nuevo cuño

La gente e izquierdas de mi tiempo -en la que me integré para luchar contra el franquismo- eran personas austeras, orgullosas de los valores proletarios de la época: moral rigurosa, espíritu de sacrificio, capacidad de aguante, más preocupada por el futuro colectivo que por sus intereses personales inmediatos…