¿Son violentos los CDR?

El precedente más claro de los Comités de Defensa de la República Catalana, CDR, son sus homólogos de la Revolución Cubana. El papel de estos últimos no es ni ha sido violento, sino sólo el de practicar la simple delación de quienes no comulgan con las ideas del régimen castrista, dejando para otros la represión propiamente…

Un mundo absurdo

El mismo día en que Carles Puigdemont sale de la cárcel, entra en ella el expresidente brasileño Lula Da Silva. Al margen de otras consideraciones penales, mientras el catalán no hizo nada durante sus 21 meses de mandato, salvo gastar tiempo y dinero en su ensoñación separatista, el antiguo sindicalista latinoamericano modernizó su país, palió…

¿Quién tiene derecho a la impunidad?

Oigo con particular estupor a Pablo Iglesias una frase que me pone los pelos de punta: “Es indecente que los corruptos tengan impunidad y que dirigentes catalanes vayan a la cárcel”. ¿A quién se refiere? ¿Quién tiene impunidad para él?

Más demagogia que raciocinio

Acabo de leer un tweet en el que se reprocha a España que venda armas a países que luego las usan. Su autor es el mismo que en otras ocasiones pide más recursos para la dependencia, la sanidad, los jubilados o la investigación y el desarrollo.

Los beneficios de la independencia

Los independentistas catalanes han puesto en circulación una decena de artículos, opiniones e informes internacionales según los cuales Cataluña ganaría económicamente si se independizase de España. Es decir, si deja que otros, como Ourense o Cáceres, se las compongan por sí mismos.

Foto: El Satiricón.

España está rota y lo peor es que aún no lo sabe

El que el partido que gobierna en España sea el último con representación parlamentaria en Cataluña demuestra la ruptura política existente en nuestro país. Por otra parte, el grupo político que acaba de salir como mayoritario en el Principado, Ciudadanos, no tiene ningún diputado en las Asambleas de Euskadi, Galicia o Navarra, por ejemplo. O…

El “maligno” Estado español

Ya en tiempos de la ominosa dictadura franquista, me encontré una noche con un marroquí habitual de la delincuencia: “Cuando me detengan —me confesó—, que sea en una cárcel española, son las mejores del mundo”.