La autoflagelación del PP

El Partido Popular no necesita enemigos externos porque se basta él solo para dedicarse a su propia destrucción. El último episodio, aún inconcluso, es la pugna por presidir el partido en la Comunidad de Madrid. Es notorio el empeño de la dirección nacional en impedir que el cargo recaiga en Isabel Díaz Ayuso, quizás el mayor…