Suicidio de hombres, falsas denuncias, redes clientelares para financiarse… el feminismo radical se instala en España y produce efectos perversos

El presidente del PP, Pablo Casado, abrió la caja de los truenos al afirmar el pasado 4 de enero que “el 25% de las víctimas de violencia doméstica no son mujeres”. Las asociaciones de feministas radicalizadas se lanzaron contra el líder popular, tildándole poco menos que de ‘fascista’. Sin embargo, Casado llevaba razón: las estadísticas…