Que hablen “les vaques” o los jueces

Dice el ministro de Presidencia, señor Bolaños, que preferiría que hablaran las vacas que el PP. Señor al que se le presume extraordinaria finura, elegancia y talante negociador. Dice la presidenta de la Comunidad de Madrid que ella prefiere que hablen los jueces. Señora a la que desde que se le presumió de asesina y tabernaria, ya se le presume cualquier cosa.

También están los que creen que la opinión de los jueces es, simplemente, mugido de las élites, inmobiliarias entre otras: justicia burguesa que ya lo anticipó Marx.

Y todo este ruido, se preguntarán ustedes a qué viene. Al parecer es que estamos ante unas dramáticas elecciones, un nuevo combate épico, que como ocurriera en Madrid, ganará el PP, sin que socialistas y Podemos puedan hacer mucho, ayudados, además, por la oportuna tontadica del señor Garzón.

Dicen los expertos en Ferraz que a los del PSOE les molesta la chulería del ministro de la carne. Yo ya lo entiendo, pero quizá convendría que les molestara un poco, también, el presidente de Cataluña o el señor Lambán: al fin y al cabo, Cataluña y Aragón tienen más macrogranjas que los castellanoleoneses, o el resto del personal.

Macrogranjas de cerdos que, en realidad, es, junto a las de pollos, las que hay en España, porque lo de granjas de chuletones es que hay más bien pocas. Tampoco es que haya “vaques” suficientes: entre ustedes y yo, no hay chuleta gallega para tanta gente, así que ya ponen macrogranjas en Argentina para servirnos.

En realidad, entre la España despoblada, Madrid y el gobierno ha empezado a jugarse la partida de la financiación autonómica, proceda del Estado o de la Unión Europea.

Como ya les conté aquí, el Gobierno, mientras le van dimitiendo expertos en materia de impuestos o financiación autonómica, entre ellos el que inventó para el PSOE lo de la autonomía fiscal de las autonomías, ha preparado un documentito muy especial.

Como no había forma de cambiar el asunto sin que se pareciera mucho a lo que hay, han inventado un par de nuevos criterios que tienen un resultado: perjudicar a Madrid, Ayuso se lo ve venir y un enredo judicial puede ayudar al asunto. Ayuso, eso sí, no tiene macrogranjas, al menos que Garzón haya visto.

La cosa financiera europea es la que ha molestado a Ayuso que ha recibido fondos europeos, un 12% del total, por debajo de su población real, su población ajustada -la variable de reparto autonómica por excelencia- o su peso en el PIB.

El gobierno ha repartido de forma digital, o sea por voluntad presidencial de los que no se explican, unos 9 millones, que viene a ser una parte minúscula de los fondos europeos que como no gastaremos, acabaremos devolviendo. Pero vamos, cuatro perrillas. O sea, que no discutimos del huevo sino del fuero.

Ya puestos a discutir, podríamos discutir de lo que de verdad importa: este año hemos sido incapaces de gestionar los fondos europeos presupuestados.

Para que se hagan una idea del problemón: después de recibir fondos europeos desde el año 86, no conseguimos gastarlos, lo que nos ha llevado, pásmense, a realizar cursos de formación en gestión de fondos y, lo que es aún peor, a contratar trabajadores y trabajadoras públicos, por supuesto interinos, para conseguir gestionar fondos europeos.

Una práctica que era normal en materia de educación y sanidad en las Comunidades Autónomas, muy criticadas por cierto, se extiende ahora a la gestión europea, paralizando de paso la reducción de interinidad. Que no haya perfiles entre los recursos humanos públicos para estas materias es un escándalo más que se une al deterioro de la gestión pública española.

Transporte, Asuntos económicos y Hacienda se han apuntado a que una partecita de los fondos europeos se destine a aumentar el empleo público, en un momento en el que acabamos de aprobar, a petición de Bruselas, una ley de supresión de interinos.

La disposición adicional quinta de la reforma laboral es un hito histórico, éste sí: la nueva norma permitirá “suscribir contratos de duración determinada por parte de las entidades que integran el sector público”, en el marco del Plan de Recuperación.

Pensándolo fríamente, casi es para que hablen “les vaques” en los praos, mientras los jueces reflexionan.

https://peregrinomundo1.webnode.es/l/que-hablen-les-vaques-o-los-jueces/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.