El país que merecemos

El histriónico, colorido y bullanguero Parlamento constituido el día 7 representa perfectamente a nuestros ciudadanos, con sus gritos, pateos, insultos, mofas a la Constitución, protagonismo de presos en mitad de un juicio y más besuqueos intencionados entre ellos y sus cuates que en un picnic playero.

El presidente ‘irresponsable’

Franquito Rajoy solo responde ante Dios y ante la Historia. No puede ir al Parlamento a responder ante los grupos parlamentarios porque el Altísimo nos tiene dejados de su mano y también está el mañana por escribir.