El país que merecemos

El histriónico, colorido y bullanguero Parlamento constituido el día 7 representa perfectamente a nuestros ciudadanos, con sus gritos, pateos, insultos, mofas a la Constitución, protagonismo de presos en mitad de un juicio y más besuqueos intencionados entre ellos y sus cuates que en un picnic playero.

Claro que también habría sido igualmente representativo lo contrario: la moderación, el equilibrio y el respeto al prójimo. En un caso y en el otro es lo que los electores habríamos votado. Y en esta ocasión nos hemos decantado por lo bufo, lo extremista, lo vocinglero y lo estrafalario. Es decir: hemos optado por ser tal como ahora somos.

Un axioma político dice que cada país tiene el Gobierno que se merece: o sea, legisladores, gobernantes y personajes públicos emanados de su propia ciudadanía. Y en este caso nuestro país se merece -y tiene- instalados en sus instituciones la mediocridad, lo grotesco y lo esperpéntico, como lo evidencian los atuendos variopintos de sus señorías, las actitudes incívicas de muchos de ellos y su verborrea incoherente y prescindible.

Insisto que el espectáculo parlamentario no es muy distinto del que se da en los programas televisivos de más audiencia, de los tartamudeos que se producen en las encuestas callejeras o de la astronómica ignorancia que se percibe en los WhatsApp de grupo.

A esto hemos llegado a base de nefastos programas educativos, de la ideologización del pensamiento y del desprecio de los políticos tradicionales, como si ellos tuvieran la culpa de nuestros males y no fuéremos nosotros quienes sisamos el IVA, trampeamos con las subvenciones o practicamos el enchufismo.

En el espectáculo parlamentario de hace unos días sólo faltaron los top-manta para sentirnos del todo identificados con el paisaje y comprobar que por fin hemos conseguido que el Congreso sea tan mediocre como la vida misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.