¡Qué bueno ser de izquierdas!

De pequeño fui socio del Athletic de Bilbao, lo que no proporcionaba muchas alegrías más allá del masoquismo. Ahora me gustaría ser de izquierdas, no sólo porque es lo que se lleva, sino por las ventajas que supone.

Cuando derechona e izquierdona se ponen de acuerdo para censurar periodistas, medios y redes sociales

Era un tópico generalmente aceptado el que la derechona de todo tipo –nazi, fascista, franquista, reaccionaria, falangista, etc.- mantenía sus privilegios políticos, económicos y sociales, su dictadura en definitiva, gracias, entre otras cosas llamadas policía, jueces y ejército, a una férrea censura en los medios de comunicación y un cerrojo en la boca, o un…