¡Luz, más luz!

¡Luz, más luz! Una frase que su médico atribuyó a Goethe, en su lecho de muerte. Qué estas fueran sus últimas palabras no tiene que ver con que le presentaran su precio; el hombre ya andaba bastante pachucho. Pero ustedes están avisados y avisadas. La ministra les ha avisado: no tiene mecanismos para que las cosas…