A Ciudadanos le salió su primera ‘Chicago_girl’: la Carmen, la Carmen de Castilleja

Carmen López, en el centro, en una foto de la candidatura de Ciudadanos en Castilleja.

Carmen López, en el centro, en una foto de la candidatura de Ciudadanos en Castilleja.

Debe ser el conjunto de la ciudad, Chicago, o sus calles, o su aire, o esos rascacielos que vieron crecer en criminalidad a Al Capone. Eso debe ser, acaso, un virus_virulento que ataca a los neófitos que llegan a Chicago y los convierte en carne de hampa… o algo parecido. Porque pocos podían esperar que los métodos hampones habitaran en el cuerpo de Carmen López, a quien cuyos vecinos de Castillejo de la Cuesta, más para mal que para bien la votaron concejala por Ciudadanos en los últimos comicios municipales.

La historia es ya muy conocida porque alguien se encargó de filtrar a la canallesca prensa que la susodicha hembra de este municipios sevillano se había ido a vivir a Chicago -paradigma para siempre de la ciudad del crimen organizado- con su marido, uno que dice llamarse Federico Luque. Y tanto la hembra, ella, como el machote, él, son de Ciudadanos -el partido de Albert Rivera– y fueron juntitos de la mano en las listas de esta formación que algunos dicen que es la ‘marca blanca’ del PP.

Pero hete aquí que una mano negra_de_negrísima filtró a los medios la curiosísima petición de la Carmen, la Carmen de Castilleja, de que le pagaran los viajes de avión -uno al mes, por lo menos- desde Chicago -USA- para poder asistir a los plenos de su pueblo sevillano. Con un par. A la buena mujer no se le ocurrió pensar en la dimisión, ya que yéndose a tierras del Imperio no podría cumplir con sus funciones de concejala. Vamos, que la Carmen, la Carmen de Castilleja, vio el cielo abierto: vivir en Chicago y una vez al mes al pueblo, para vivir una de farra y alegría a costa del contribuyente_contribuidor, que para eso es un pringao.

Y bueno, dado que los aires de Chicago deben contener el germen de la malicia, la Carmen, la Carmen de Castilleja, dice que, aunque la expulse Ciudadanos -el propio Rivera ha pedido su expulsión, dado que es el primer caso de primer supuesto intento de corruptela política- ella no dimite si no se dan de baja los dos siguientes en la lista por la que se presentó.

Es decir, que ahora la Carmen, la Carmen de Castilleja, quiere corregir al sistema representativo y colocar a dedazo a su amiga del alma tan querida, Cristina García, la número 4 de la lista electoral de Ciudadanos, un puesto antes que el propio marido de la susodicha, Federico Luque, que iba en el quinto.

A Ciudadanos se le empieza ya a ver el plumero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.