Coronavirus: la única noticia

Habrá un tiempo en el que el coronavirus ya no sea más que un recuerdo. Un terrible y desolador recuerdo, pero cosa del pasado. Como en su día lo fueron las dos guerras mundiales y su secuela de millones de muertos.

Ahora, en plena crisis, nos cuesta creerlo. Ni siquiera se nos ocurre, porque prácticamente no hay noticia en los medios de comunicación y en las redes sociales que no trate del angustioso virus y de sus devastadores efectos. Ya nadie se acuerda del conflicto de Siria, de la crisis de los refugiados, de la guerra arancelaria o de las elecciones en USA.

Las noticias sobre el virus son contradictorias, muchas de ellas sabemos obviamente que son falsas, alarmantes unas, apaciguadoras otras, pero falsas y sin contrastación posible en una sociedad cogida a contrapelo, alegre y confiada en un bienestar que creía a prueba de bomba.

Lo único cierto es que el mundo ya no será igual antes y después de la aparición del coronavirus, por sus ingentes consecuencia sanitarias, por un lado, por sus catastróficos resultados económicos, por otro, y sobre todo por la abrupta desconfianza de una sociedad que ve que su seguridad, su confort y su futuro penden de un frágil hilo que, sin necesidad de una guerra, puede hacerla retroceder decenas y decenas de años.

Por si no bastasen ya las muchas teorías catastrofistas al uso sobre una época oscura de una humanidad sometida a la manipulación y al control, al designio de unos pocos y al populismo de unos muchos, un simple virus sirve para demostrarnos que nuestro futuro puede irse al traste en tan sólo un brevísimo minuto de la Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.