RSF lanza una voz de alarma: ataque sin precedentes a la libertad de prensa en Turquía y en Europa

Alarmante declive de la libertad de prensa en los países de la Unión Europea y los Balcanes, donde entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre se han registrado más de 285 violaciones a la libertad de prensa en la plataforma “Mapping Media Freedom”, creada para ubicar las amenazas y agresiones a periodistas. Reporteros Sin Fronteras ha alertado de esta situación, lamentando que los ataques contra la libertad de prensa hayan aumentado tan considerablemente en unos países que han venido ocupando los puestos más altos de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que elabora esta ONG.

La plataforma “Mapping Media Freedom” fue creada en mayo de 2014 por “Index on Censorship”, con el apoyo de la Comisión Europea, y está gestionada de manera conjunta, desde mayo de 2015, con la Federación de Periodistas Europeos y Reporteros Sin Fronteras.

Entre los países con más incidentes contra la libertad de prensa se encuentran Turquía (40), Italia (38) y Hungría (20). “El primer año del proyecto se registraron más de 750 casos”, según Alexandra Geneste, responsable de la oficina de la Unión Europea y los Balcanes de Reporteros Sin Fronteras. “Estas cifras aportan una media de más de una agresión a periodistas diaria en la región, muchos de estos casos en mismo corazón de los países a los que se les supone el respeto al estado de derecho”, advierte Geneste.

Según un informe de RSF, en Turquía se registraron 40 incidentes con la prensa en el último año, además del cierre por la policía hace unos días de medios periodísticos contrarios a Erdogán. “Los meses previos a las elecciones generales de noviembre la situación de la libertad de información siguió deteriorándose con múltiples casos de redadas en sedes de medios de comunicación y periodistas detenidos, encarcelados o deportados”, recoge la web “Index on Censorship”.

La agresión al conocido columnista Ahmet Hakan, un ataque a la sede del diario Hürriyet, las detenciones de tres periodistas de VICE News y las detenciones simultáneas de 31 trabajadores de medios kurdos son sólo algunos de los incidentes más graves, y sólo durante septiembre.

“Esta repentina oleada de censura en Turquía es extremadamente preocupante, no sólo para la libertad de expresión, sino también para el futuro del país”, señala Johann Bihr, responsable de Reporteros Sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central.

“Ahora que Turquía vuelve a estar involucrada en un sangriento conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes kurdos liderados por el PKK, el papel de los medios de comunicación libres e independientes es más importante que nunca. La censura sólo incrementa la tensión y profundiza las divisiones en un país que ya está al borde del abismo”.

Ataques contra la libertad de prensa en los países de la Unión

Pero esos ataques a la libertad de prensa no se quedan en Turquía: Italia, que ha caído 24 puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, no tiene una situación mucho mejor. La mayoría de los 38 incidentes registrados provienen de las amenazas de la mafia o de denuncias por difamación interpuestas por políticos o empresarios.

“La impunidad que disfrutan los responsables de estas amenazas y ataques es un problema importante”, asegura Corinne Tesei, una periodista franco-italiana que trabaja para Ossigeno per l’Informazione, una ONG italiana que registra a diario los actos de intimidación contra los medios de comunicación italianos. “Coches incendiados, procedimientos judiciales abusivos, actos de censura y amenazas de muerte son el pan nuestro de cada día para muchos periodistas italianos, algunos de los cuales prefieren no denunciar estos incidentes por temor a represalias o porque quieren completar sus reportajes”, añade Tesei.

El caso de Sandro Ruotolo, periodista del programa “Servizio Pubblico” del canal La7, es típico de los peligros a los que los medios de comunicación italianos están expuestos. Lo pusieron bajo protección policial en mayo después de ser el blanco de una amenaza que Michele Zagaria, el jefe de la familia Casalesi de la Camorra, hizo desde su celda.

Zagaria amenazó con “destripar” a Ruotolo después de que La7 emitiera un reportaje sobre la contaminación por residuos tóxicos en el que Ruotolo entrevistaba a un miembro de la Camorra convertido en informante.

Hungría, con al menos una veintena de ataques a periodistas de mayo a septiembre, sigue muy por debajo de los estándares de respeto a la libertad de prensa. Las reformas adoptadas por Viktor Orban, desde que tomó su cargo como Primer Ministro en 2010, han incrementado las amenazas al ejercicio del periodismo. Además, la policía agredió el pasado 18 de septiembre a los periodistas que acudieron a cubrir la crisis de los refugiados en la frontera con Serbia.

Del resto de incidentes, 55 se registraron en los países de la anterior Yugoslavia: Serbia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro, Kosovo y Eslovenia. En Croacia se produjeron hasta 17. Además de los Balcanes, Francia cuenta en su haber 18 violaciones a la libertad de prensa, la última, la reciente censura a Canal Plus.

Reporteros Sin Fronteras y la organización francesa “Informar no es un delito” han pedido al Alto Consejo de la Comunicación francés que investigue este caso de censura a los documentales de Canal Plus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.