El trabajo después de Simón

Esta semana han pasado un montón de cosas. Desde el desbarre de un ministro a las justificaciones del odio, la cosa judicial o el conflicto económico. Incluso Fernando Simón ha roto su silencio para anunciar el fin de cualquier ola relevante. Todo daría para análisis muy sesudo.

La Cataluña inmóvil

Muchos comentaristas han querido ver en la última Diada cambios en la actitud de la masa independentista. Empezando por una menor movilización ciudadana y terminando en enfrentamientos verbales y hasta físicos entre dos estrategias secesionistas.

No hagas hoy lo que puedes hacer mañana

Como cada año, he vuelto a Almagarinos, pedanía del Bierzo Alto, para pasar una parte de las vacaciones estivales. Y me he encontrado una realidad petrificada, sin que el paso del tiempo ni el poder municipal hayan hecho mella en ella. En efecto, como hubiera dicho Sabino Fernández Campos, el poder municipal ni ha estado…

Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Pablo Iglesias busca fascistas. Los fascistas no están muy preocupados. Primero, Pablo no ha dado pistas de encontrarlos con eficacia. Segundo, porque en Europa a las derechas extremas, populismos radicales, fascistas o como quieran ustedes llamarles les vencen las derechas de toda la vida, incluso las resucitan, como ha ocurrido en Francia.

Fallas y musulmanes

Lo confieso: he estado a punto de no escribir este artículo. Ya ven lo que pesa el miedo a incurrir en la ira de los radicales de un islamismo sin sentido del humor y con sentido de la venganza.

Demasiado motín para Lastra

Señalaba un colega de tertulia que no parecía haber solución para la ecuación que suma pancarta y gobierno. Creo haber dado con una respuesta. La suma de metros cuadrados de pancarta y moqueta es igual a una constante, K, siempre mayor que dos, e igual al número de asesores o asesoras.