Si yo fuera de ciudadanos…

Si yo fuera militante de ciudadanos, mi primera reacción ante todo lo que está pasando sería la de perplejidad: me sorprendería que no hubiese espacio político para el centro sociológico, desde las extintas UCD de Adolfo Suárez, primero, y UPyD de Rosa Díez, después.

El ridículo de los políticos

Cuando parecía que el descrédito de nuestra clase política era insuperable, aún ha sido posible una vuelta de tuerca más. El esperpento de las mociones de censura de Murcia y Madrid y las contramedidas para sortearlas se sitúan entre lo sublime y lo ridículo, con los partidos compitiendo por quién insulta al otro mejor y…

Del olvido del exilio a la exaltación del traidor

El pasado día quince, mientras en España nuestro vicepresidente segundo renunciaba a su cargo, el presidente del gobierno homenajeaba en París a los republicanos españoles. Me congratulo por ello. Aquellos hombres y mujeres se lo tienen merecido y no debemos olvidarlos. Especialmente la novena compañía de la famosa división Léclerc.

Las pantallas y la multitarea

Antes de la llegada de la pandemia de la Covid, solía desplazarme periódicamente a la costa brava para confraternizar con unos viejos y queridos amigos y sus dos hijas. En una de mis últimas visitas, fui testigo de unos hechos, que me pusieron la mosca detrás de la oreja. Una mañana, nada más abandonar los…

Que nazcan niños y niñas

Por la fuerza de la costumbre y por el peso de la gramática iba a titular “que nazcan niños”, pero me he corregido a tiempo para no ser acusado de misoginia, machismo y no sé cuántas cosas más.

Las pantallas y la degradación de la salud

Los niños, los adolescente, los jóvenes e incluso los adultos pasan demasiado tiempo con las pantallas. Y este nuevo “placer solitario” —para algunos, cada vez más vergonzoso— es extremadamente dañino y afecta muy negativamente a los resultados escolares, al desarrollo intelectual y a la salud, como veremos en nuestra reflexión de hoy. A esta consecuencia…