El poder omnímodo de Pedro Sánchez

El único que se ha atrevido a explicitar lo evidente ha sido Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. En el PSOE de hoy día, ha venido a decir, sólo manda uno y los demás “somos monaguillos”. Es decir que el partido socialista es en realidad el partido sanchista y que no hay voluntad colectiva, sino…

La caza nacional

Berlanguiano total, oigan. Este país tiene dos grandes republicanos: el Rey Emérito y Pedro Sánchez. Ni Echenique, siempre dispuesto a afilar guillotinas para que rueden las oportunas cabezas, alcanza el nivel de excelencia de los citados. Uno, el Emérito, utiliza para sus propósitos a los amiguetes de pandilla. El otro, puesto que tiene el poder, a…

Y un PP para atrapar la indecisión

No presumirá el cronista de ser profundo conocedor de Andalucía y sus comportamientos políticos. Es cierto que algo de costumbre en esto del análisis social o político tiene desde pequeño. Una de las sorpresas de las encuestas que se vienen realizando o del debate que se transmitió anoche lunes entre los distintos candidatos y candidatas es…

Estoy deprimido

Según algunos estudios, en España hay unos 2,4 millones de ciudadanos deprimidos, lo que es una barbaridad. Confieso ser uno de ellos, con pensamientos fúnebres, tendencias negativas y la consideración de que las cosas van mal y pueden ir todavía peor.

Crisis alimentaria, coste de vida y coste de morir

Quizás sean ustedes de los que piensan que los gobernadores del Banco de España son un poco toca narices. No seré yo quien les lleve la contraria: lo son. Hay veces, sin embargo, que tienen razón. Lo de la inflación no es sólo cosa de la guerra, por mucho que en Moncloa se agarren al…

La paz tenía un precio

Ya les dije aquí que no parecía haber alternativa a las sanciones a Rusia, aunque pareciera que nos sancionábamos a nosotros mismos. También, que lo de la inflación no era sólo cosa de la guerra, sino que venía de antes. Ahora puedo decirles, sin ánimo de presumir, que tenía razón en ambas cosas. El Banco de…

Proteger lo que nos une

Uno de los primeros derechos, si no el primero de todos, es el de la libertad: libertad de pensamiento, de opinión, de expresión… Entre ellas, la de expresarse en la lengua que uno quiera, sin más límites que el propio deseo de uno de ser entendido por los demás.