El vizconde demediado

El señor vizconde manda y ordena.

El señor vizconde manda y ordena.

Pasados los fastos de la Fiesta (así, a secas, y que cada uno le añada el complemento nominal que le apetezca, como Nacional, del Pilar, Genocida, Puentera, etc.) donde dos Pablos brillaron mediáticamente. El uno, Iglesias, por su notoria ausencia. El otro, del género caprino, por su también notoria presencia, desfilando al frente del contingente legionario. Claro que, en los corrillos político-mediático-castrenses de la recepción en el Palacio de Oriente, entre otros temas suculentos, se seguían comentando las peripecias del IV vizconde de Alesón, el simpar don Pedro Morenés y Álvarez de Eulate, ministro de Defensa y Cabo Furriel de las Españas.

¿Qué ocurre con el señor vizconde para ser objeto de atención? ¿Sus suplementos de crédito para compras colados, sin complejos, en los próximos Presupuestos Generales del Estado? Pues tal que sí, pero menos… Porque el señor Morenés lleva cosa de tres semanas dando la vara a todo cargo socialista que se le pone a tiro sobre la comandante retirada, doña Zaida Cantera, candidata in péctore de Pedro Sánchez para el puesto número 6 de la lista por Madrid.

Al ministro de Defensa no le gusta nada el nombramiento y el hecho de que la señora Cantera aparezca en los platós televisivos criticando las carencias de todo tipo de las FFAA, incluido el déficit democrático de la institución. Como quiera que quien manda manda, y parece que el Cabo Furriel Morenés manda lo suyo (se supone que con permiso y/o anuencia de las industrias de armamento), ya le han salido corifeos castrenses, de general para arriba, a título personal -dicen- repitiendo a cualificados militantes socialistas y a algunos que no lo somos, el mismo mantra ministerial. “Las intervenciones públicas de doña Zaida -aducen- crean considerable malestar en el seno de las FFAA. Y el PSOE debería tomar nota de ello, porque es el segundo partido de España y podría acceder al gobierno”.

No se corta ni un pelo el miembro, desde 1966, de la Real Maestranza de Caballería de Zaragoza, en intentar ejercer el mando y ordeno incluso en la confección de listas del PSOE. Al señor Morenés, antaño cualificado directivo en empresas del sector armamentista, aristócrata de su tiempo, le pone mucho lo del autoritarismo, bien sea en el plano doméstico, bien sea en el ámbito público. Y es que nuestro vizconde demediado, con el corazón partío entre la función pública y los intereses privados y privativos del complejo militar-industrial, se empeña en ir por la senda del amordazamiento adiestro y siniestro.

Estrambote toledano: Aprovechando que el Manzanares pasa por Madrid y la efemérides festiva, Willy Toledo ha vuelto a arrojarnos otra de sus, cada vez más patéticas, regurgitaciones mentales. Esta vez el actor se caga en todo lo cagable: Fiesta Nacional, Día de la Hispanidad, Puente y hasta en la mismísima Virgen del Pilar. ¿De verdad que uno es más progresista y de izquierdas insultando sin necesidad? ¿Sirven para algo las fobias del señor Toledo? Que alguien le cambie los pañales a Willy, porfa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.