Europa cede ante las multinacionales e impone la protección absoluta del ‘secreto comercial’

secretos_comerciales16

Las multinacionales se han lanzado al ataque y, junto al peligrosísimo tratado de libre comercio (TTIP) que negocian en secreto Estados Unidos y la Unión Europea, Bruselas prepara ahora una nueva doctrina jurídica con su directiva de Secretos Comerciales Europea (Trade Secrets Directive) que contiene amenazas muy graves para los ciudadanos que destapen abusos de las corporaciones. Se trata de dejar al ciudadano desnudo e indefenso frente a los fraudes de las corporaciones: desde los productos venenosos de los laboratorios farmacéuticos hasta las infame acciones preferentes de los bancos.

Para frenar esta directiva, el buzón de denuncias ciudadanas Xnet ha lanzado una video-campaña a nivel europeo, en colaboración con numerosas organizaciones de la sociedad civil como Corporate Europe Observatory, EDRi, la Quadrature du Net, Health Action International, P2P Foundation, Initiative für Netzfreiheit, Commons Network. En este vídeo se exponen las amenazas de la nueva doctrina legal sobre Secretos Comerciales respecto a los alertadores/whistleblowers, la libertad de prensa e información, los trabajadores y consumidores, la salud y el interés general.

Según los promotores de la campaña, la aprobación del actual texto de la directiva de Secretos Comerciales Europea (Trade Secrets Directive) y el desarrollo de esta nueva doctrina jurídica llevaría a amenazas muy graves para los ciudadanos que destapen abusos de las corporaciones:

  • – Una situación de asimetría entre los ciudadanos y las instituciones con respecto a las protecciones de las que disponen al denunciar comportamientos impropios, irregularidades o actividades ilícitas corporativas. Se deja a los alertadores/whistleblowers desprotegidos a pesar de que la mayoría de las denuncias contra los abusos corporativos son impulsados por ciudadanos.
  • – Se da por hecho la persecución legal de cualquier persona que revele secretos comerciales, aunque al final los tribunales fallan a su favor.
  • – La protección de los alertadores/whistleblowers se enmarca como una excepción a la protección de secretos comerciales, en lugar de estar basado en una norma legal.
  • – La incertidumbre frente a las acciones legales que pueden sufrir y su desenlace amedrenta la acción de las personas en posesión de información que revele comportamientos impropios o irregularidades corporativas.
  • – La carga de probar que la revelación era en favor del interés público recae sobre el alertador/whistleblower, que tienen que convencer a las autoridades judiciales y administrativas.
  • – Los largos procedimientos legales suponen enormes costes que las corporaciones pueden hacer frente con facilidad pero que los trabajadores (alertadores/whistleblowers) no pueden asumir.
  • – Las medidas cautelares permitirían a las empresas privadas prohibir la divulgación de documentos y pruebas durante el procedimiento legal, ocultándolos de la opinión pública.
  • – Las empresas privadas podrán abusar de las medidas legales a su favor para el acoso legal a alertadores, exempleados o competidores no ser que se demuestre su mala fe.
  • – La directiva sólo establece normas mínimas, los Estados Miembro pueden ir más allá para proteger los secretos comerciales, dando oportunidad a las empresas para que utilicen el régimen nacional más favorable para tomar acciones legales en la UE.

Solo los verdes (Compromís, Bildu, BNG, ERC, ICV, EQUO) se han opuesto a la Directiva Trade Secrets en la reciente votación de la comisión de Asuntos Legales de la Unión Europea. No se opusieron ni el bloque de izquierda (Podemos, Izquierda Unida y ANOVA), ni los liberales (CIU, Ciudadanos, PNV y UPyD), socialistas y populares. Es decir, una vergüenza.

¿En qué consiste esta doctrina jurídica?

Las corporaciones aprovechan el contexto actual de «crisis económica» como pretexto para justificar la anteposición de sus intereses comerciales al interés general y el bien común. Utilizan la crisis como excusa perfecta para asegurarse privilegios e impunidad de otra manera inaceptables dentro de estados democráticos y de derecho.

La nueva doctrina proporciona superpoderes a las corporaciones, tales como herramientas y garantías legales para proteger sus inversiones más allá de lo razonable y que las corporaciones pueden también esgrimir para esconder sus abusos y malas prácticas, repitiendo como mantra la necesidad de proteger los secretos comerciales.

Esta manera de pensar, en la que todo lo que es «comercio» está por encima de cualquier otro criterio, es la misma que desde hace muchos años intentan poner de moda con los tratados de libre comercio (TTIP, CETA, TiSA…) que, con la excusa del «comercio» se intentan aprobar a puerta cerrada y fuera de los parlamentos democráticamente elegidos.

La Directiva de Secretos comerciales

Por eso, cuando el 28 de noviembre de 2013 se publicó la propuesta de la Comisión Europea para la llamada directiva «Trade Secrets» (Secretos Comerciales) saltaron todas las alarmas. Las directiva contiene una protección desproporcionada de los «secretos comerciales» que otorga un blindaje absoluto a toda información, comunicaciones i datos en posesión de una empresa, llegando a absurdos como el aprendizaje y habilidades de sus trabajadores o cosas por el estilo. Este nuevo uso ofensivo de los secretos comerciales permitiría a las multinacionales entorpecer enormemente el acceso legal a datos relativos a sus abusos o delitos, incluso ante los tribunales.

Un claro ejemplo que muestra lo peligroso de esta protección desproporcionada de los secretos comerciales se puede encontrar en Francia, donde un hombre murió recientemente durante unos ensayos clínicos. Los científicos están pidiendo transparencia y acceso a todos los datos de los ensayos clínicos para averiguar qué sucedió. Sin embargo, la empresa se opone a entregarlos alegando la protección del secreto comercial.

Tras más de dos años de presión de organizaciones ciudadanas y en defensa del periodismo y libertad de expresión (con una muy importante intervención de asociaciones de periodistas en Francia y en Suecia), se ha conseguido reducir en el texto actual algunas de las afirmaciones más agresivas para la libertad de prensa que contenía la propuesta inicial de la Comisión Europea.

Sin embargo, los alertadores/whistleblowers siguen estando muy desprotegidos en la versión actual de la directiva. Los ciudadanos que denuncien públicamente los abusos empresariales serían legalmente perseguidos y acosados incluso cumpliéndose las salvaguardas y excepciones previstas en la Directiva.

TTIP – Inclusión de los Secretos Comerciales en Tratados Comerciales Internacionales

El nuevo régimen jurídico de la directiva de Secretos Comerciales se acerca mucho al enfoque de Estados Unidos, donde recientemente se aprobó una nueva legislación federal. Las prisas para la aprobación de estas nuevas legislaciones en ambos lados del Atlántico se deben, sin duda, a sus intenciones de incluir los Secretos Comerciales en el TTIP donde, si se aprueba el tratado, no sólo se convertirían en irrevocables sino que su combinación con el mecanismo de ISDS sería devastador.

Extractos de artículos de referencia en la Directiva

Artículo 4: Obtención, utilización o divulgación ilícitas de secretos comerciales: Los Estados miembro velarán por que la aplicación de las medidas, procedimientos y recursos previstos en la presente Directiva se descarten cuando la presunta adquisición, uso o divulgación del secreto comercial se llevó a cabo en cualquiera de los siguientes casos:

(…)

  1. con el fin de revelar un comportamiento impropio, irregularidad o actividad ilícita, siempre que la presunta obtención, utilización o divulgación del secreto comercial fueran necesarias para dicha revelación y que el demandado haya actuado en interés público;

(…)

Adopción por los Estados miembros

Artículo 1: Objeto y ámbito de aplicación.

  • La presente Directiva establece normas relativas a la protección contra la adquisición ilegal, uso y la divulgación de secretos comerciales.
  • Los Estados Miembros podrán disponer, de conformidad con las disposiciones del Tratado, protección más extensa contra la adquisición ilegal, uso o divulgación de los secretos comerciales que la requerida en la presente Directiva, a condición de que el cumplimiento de los Artículos 2a, 4, 5, Artículo 6 (1), Artículo 7, el párrafo segundo del Artículo 8(1), Artículos 8(3), 8(4), 9(2), Artículos 10, 12 y Artículo 14(3) esté garantizado.

– Esta directiva sólo establece normas mínimas, posibilitando a los Estados Miembro ir más allá para proteger los secretos comerciales.

Medidas cautelares

Artículo 9: Medidas Cautelares y Provisionales.

Los Estados miembros garantizarán que las autoridades judiciales competentes puedan, a instancia del poseedor del secreto comercial, ordenar cualquiera de las siguientes medidas provisionales y cautelares contra el presunto infractor:

(a) el cese o, en su caso, la prohibición de la utilización o divulgación del secreto comercial, con carácter provisional;

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.