Fabricar billetes de euros le costó a España casi 100 millones en 2017

Que los billetes de euros circulen en nuestras carteras nos ha costado a todos los ciudadanos casi cien millones de euros. Ése es el precio que España ha tenido que pagar en 2017 para que le fabricaran los billetes necesarios para ponerlos en circulación. Según hemos sabido de medios gubernamentales, es el coste fijado por “Imprenta de Billetes , S.A.” (IMBISA) para cubrir la producción asignada. Y es que producir moneda no es nada barato.

Para la zona euro existe un banco central europeo, pero cada país debe hacerse cargo de los costes de impresión de la moneda que cada año va a poner en circulación entre sus habitantes. O, lo que es lo mismo, cada país necesita anualmente nuevos billetes y en el caso de España, el coste para su fabricación en el año 2017 ha sido de 92.813.804 euros, en base a la producción asignada al Banco de España (billetes de 50 euros de la serie Europa, billetes de 100 euros de la primera serie y billetes de la producción piloto de 100 euros de la serie Europa).

Eso según los precios inicialmente estimados por “Imprenta de Billetes , S.A.” (IMBISA) par a cubrir los costes de producción.      En este sentido, resulta que la fabricación de billetes de euros para España ha oscilado en este año que acaba de finalizar entre 6 y 10 céntimos por billete.

Hay que precisar que el sistema de producción de billetes en euros se organiza según un modelo descentralizado y mancomunado de producción, de tal modo que cada banco central nacional es responsable de la fabricación de un número determinado de billetes, generalmente de una o dos denominaciones.

El coste de los billetes de cada país de la zona euro, por tanto, no es único y puede diferir para cada Banco Central, en función del sistema de aprovisionamiento utilizado, dentro del marco legal de la Orientación del Banco Central Europeo de 13 de noviembre de 2014.

Por otro lado, el Gobierno español ha reconocido que el sistema puede parecer un poco caro, pero que el coste de un billete depende en gran medida de los elementos de seguridad que incorpore, el volumen fabricado y otros gastos adyacentes, como el transporte.

En todo caso hay que recordar que, como se recoge en la Ley 10/1975, de 12 de marzo, de Regulación de la Moneda Metálica, el Banco de España recibe en depósito la moneda metálica para su puesta en circulación sin que tenga competencias en relación con la acuñación o emisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.