La generación equivocada

Llevo un tiempo sin entender el mundo en el que vivo, como si yo perteneciese a otra especie, a otro siglo, casi a otro planeta.

La primera reacción a ese sentimiento es que el mundo se equivoca, que va por mal camino, que las cosas están cada vez peor, desde una política internacional errática -en la que un loco está instalado en la Casa Blanca, Europa se resquebraja, China quiere imponerse económicamente…- a unos comportamientos sociales en los que todo vale, desde los tatuajes antaño carcelarios a relaciones sexuales antes proscritas.

Y no hablemos de la tecnología, que cambia a una velocidad vertiginosa y respecto a la cual uno anda siempre con el pie cambiado, es decir, que no da pie con bola, como se decía antes.

Ya ven si uno se encuentra o no perdido por culpa de este mundo… hasta que me he percatado de que es el mundo el que va a su ritmo y que soy yo el que se halla desfasado. Y, como yo, la tira de gente. También me he dado cuenta del porqué.

Decía Ortega y Gasset que cada generación es educada por la anterior en el sistema de valores, creencias y conocimientos que ésta posee y que serán diferentes de las que a ella le tocará vivir. Voilà. Si eso era cierto en tiempo de Ortega, no les digo nada en este otro, en que la innovación va a ritmo de vértigo. Y menos aún en el de mañana.

Todo esto me sobrevino hablando a mi nieto del teléfono de disco, la telegrafía y otras antiguallas. Y caí en la cuenta de que las ideas, los conocimientos y valores de este mundo son los que son y que los míos provienen de unos educadores que no sabían la que nos venía encima.

Lo que más me fastidia ahora es que a mi nieto le sucederá igual y, lógicamente, nadie le está preparando para la que se avecina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.