Suspiros de España

Me pongo hoy ante el teclado con el corazón herido. La historia de España no da respiro a quien la amamos y deseamos su grandeza. Sé que con solo leer estas palabras habrá quien ni siga leyendo, y sé que otros se aferrarán con fruición al papel.