¿Qué nos queda por ver?

Tengo que reconocer, señor presidente, que no me gustó la forma en la que llegó a la Moncloa, aun reconociendo la legalidad y legitimidad del acto. Sin embargo me sorprendió muy positivamente el gobierno que compuso después. Es evidente que un reloj roto puede dar la hora correcta dos veces al día y exactamente eso…

No nos merecemos este presidente

No lo digo porque no esté de acuerdo con sus ideas, lo digo desde un punto de vista meramente técnico. He intentado no meterme con el nuevo gobierno por la admiración que le tengo a algunos de sus miembros y el respeto que me merecen, pero a veces me es imposible sustraerme a las lindezas…

Paralelismos coreanos

Sabemos ya que el coreano Kim Jong-un no paga un duro del coste de su reunión con Donald Trump en Singapur. El dinero lo tiene él para otras cosas: por ejemplo, los misiles atómicos que tanto placer le causan y que coadyuvan a la miseria del resto de sus compatriotas.

Tiene puñetas

Así, con sus puñetas y su toga puestas no hay quien les tosa. Solemnidad ceremonial y autoridad para aburrir. Cuando se muestran en público parecen revestidos de todos los conocimientos imaginables y no imaginables sobre la Ley y el Derecho. Pero también la pifian. La lana, muselina o la franela del sobretodo o el ganchillo…