El COVID 19 contra la UE

Entre los muchos desastres que nos ha traído el COVID 19 está también el cuarteamiento de la Unión Europea, y no sólo por el tema de qué dinero deben recibir los países como ayuda comunitaria y de qué manera administrarlo.

Es el concepto mismo de la institución europea el que está en cuestión, no ya de ahora, sino que empezó cuando el fallido intento de Constitución europea en el 2005 y alcanzó su cenit en el Brexit británico.

Ahora, en una evidencia de que el espacio europeo es sólo una quimera, todos los países intentan apuntalar sus maltrechas economías propiciando el turismo fronteras adentro, como en los viejos tiempos del nacionalismo más rancio. ¡Con lo que nos costó sentirnos dentro de una patria común en Europa, con los esfuerzos de inventos como los Erasmus universitarios para que los ciudadanos del continente conociesen otros países, su lengua y su cultura hasta hacerlas propias,… y llega luego un coronavirus y lo primero que se levantan para detenerlo son las fronteras interiores!

Esto es llover sobre mojado, claro, porque la medida se inscribe en un contexto de descrédito comunitario, con las estadísticas de aceptación de la UE más bajas de su historia.

La apuesta por el turismo nacional impulsada por todos los países no es, por consiguiente, más que un síntoma de los nuevos nacionalismos estatales y otro golpe más a la unidad europea. En el caso español, donde recibimos 84 millones de extranjeros el año pasado, el golpe puede ser mortal. Si, además, tenemos ministros tan necios como Alberto Garzón, que en vez de ponderar nuestro magnífico sector lo tachan de “precario, estacional y de bajo valor añadido”, apaga y vámonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.