Año de palmas y trompetas

A Barenboim pongo por testigo. Como el año que fue, estaba yo dudando si aplaudir la marcha Radetzki o arrastrarme hacia mi afamado y recuperador caldo de Año Nuevo, sanador de males de Nochevieja, cuando, se lo prometo por los abundantes Strauss, que vi en la pantalla a un tipo idéntico a Sánchez aplaudiéndose a…

El impuesto silencioso

Llegó la inflación, ya se lo dije aquí. Y a pesar de analistas bienintencionados, es decir portavoces del gobierno, no era para un ratito. Desde el verano no ha dejado de crecer espasmódicamente. Sí; empezó siendo cosa de la luz y sus precios que se diseminaba sobre la economía, y alguna otra cosilla más, pero el…

El invierno que no soñaba Calviño

Allí por el verano Calviño anunció la buena nueva: el crecimiento de España subiría más de un seis por ciento, encabezaríamos el crecimiento europeo y recuperaríamos a final del año el PIB de prepandemia. La elegantísima V invertida presidiría nuestro brillante futuro.