Una decisión de Pedraz saca de quicio al VI de los Mohamed: ni prisión ni medidas cautelares contra Brahim Ghali

Una decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz sobre el líder del Frente Polisario Brahim Ghali ha sacado de sus casillas el rey moro Mohamed VI, cuyas rabietas suelen impredecibles para España, Francia o Alemania: Pedraz ha rechazado decretar la prisión provisional ni otro tipo de medidas cautelares respecto de Ghali, una vez que el líder del Polisario ha declarado por videoconferencia desde el hospital de Logroño ante el magistrado.

En sendos autos emitidos este martes, que responden a la petición de medidas por los querellantes en las dos causas por las que ha declarado en la Audiencia, el magistrado Santiago Pedraz acuerda que Ghali aporte un domicilio y teléfono en España a fin de estar localizado. El fiscal y el abogado de la defensa se han opuesto a la adopción de medidas cautelares.

El juez señala que en el presente caso “no puede apreciarse riesgo de fuga alguno. No consta dato alguno para apreciar que el investigado pueda o quiera sustraerse a la acción de la justicia, máxime a la vista de que en cuanto ha tenido conocimiento de los hechos investigados se ha personado en la causa y ha accedido a la práctica de su declaración, incluso a la vista del estado de salud en el que se encuentra que bien le hubiera permitido a su defensa solicitar posponer la declaración”.

Además, Pedraz recuerda que Ghali no puede ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento, máxime a la vista de la fecha de los hechos investigados y que no se ha solicitado diligencias de prueba alguna y menos aún que el mismo pueda actuar contra bienes jurídicos de víctima alguna.

Por último, el juez indica que “el informe de la acusación (que aparte su poder otorgado ha sido cuestionado) no ha suministrado elementos siquiera indiciarios (las declaraciones de los testigos en la causa no tienen prueba corroborativa y de ellas no se sigue una participación en los hechos del investigado), que avalen la existencia de motivos bastantes para creerle responsable de delito alguno; no bastando, por obvio, para acordar medidas cautelares personales el indicar que el Sr. Ghali entró en España ilícitamente”.

Esta decisión de la justicia española parece que no va a sentar nada bien en Rabat, desde donde el rey Mohamed VI podría poner en marcha una escalada de la tensión en las fronteras con las ciudades españolas de Ceuta y Melilla de efectos incalculables para todos. El moro parece contar con el auxilio de Joe Biden, el octogenario presidente norteamericano cuya capacidad de elucidar podría estar algo mermada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.