Cospedal enajenó el patrimonio inmobiliario de Defensa, pero no recaudó más que 248 millones

Las crisis económica ha sido tan fuerte y la penuria en el Ejército tan grande, que el gobierno lleva seis años enajenando los bienes inmuebles y terrenos acumulados por Defensa a los largo de los siglos. Desde 2012 hasta el pasado 26 de marzo de 2018, el ya cesado Gobierno de Rajoy ha vendido 8.239 fincas rústicas en toda España que pertenecían a Defensa para uso de los tres ejércitos, así como 857 bienes urbanos, desde inmuebles a casas bajas, garajes, almacenes o casetas. El importe total de todas esas enajenaciones no ha dado ni siquiera para costear el mantenimiento de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Un mal negocio para Defensa.

Según los documentos de la Dirección General del Patrimonio del Estado, perteneciente al Ministerio de Hacienda y Función Pública, relativos a la enajenación del impresionante patrimonio del Ministerio de Defensa en el periodo comprendido entre 2012 y el pasado 26 de marzo, lo recaudado por la venta de 8.239 fincas y de 857 bienes urbanos apenas alcanza un total de 248,36 millones de euros.

En realidad, se trata de una cantidad mínima que apenas ha servido para aliviar un poco las maltrechas finanzas del Ministerio que han gestionado durante ese tiempo Pedro Morenés (22 de diciembre de 2011 – 4 de noviembre de 2016), quien puso en marcha esta política de enajenaciones, y María Dolores de Cospedal (4 de noviembre de 2016 – 1 de junio de 2018), que la llevado hasta su cese tras la moción de censura de Pedro Sánchez.

Esas enajenaciones del gran patrimonio de los tres Ejércitos apenas han servido, por ejemplo, para pagar los servicios de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que en el periodo comprendido entre 2012 y 2018 ha tenido un presupuesto de 212,28 millones de euros.

La política de enajenación de bienes pertenecientes a los ejércitos españoles no es nueva, pero su desarrollo en el plena crisis económica y después de que explotara la burbuja inmobiliaria ha supuesto que las cifras que podría haber recaudado el Estado en una situación más normal cayeran de forma vertiginosa. La prueba son los documentos de la Dirección General del Patrimonio del Estado, a los que hemos podido acceder, que muestran a las claras que muchas veces se han vendido inmuebles de uso militar a un precio casi risible.

Como ejemplo de lo anterior, los edificios singulares enajenados desde el 1 de enero de 2012 hasta el 30 de septiembre de 2017 en importantes zonas de Baleares, Cádiz y Madrid: un total de seis edificios en situación privilegiada por los que apenas se ha conseguido cobrar, en subasta o en venta directa, algo menos de 30 millones de euros. Algunos de esos edificios estaban en una zona muy revalorizada, como los dos de Palma de Mallorca: la antigua Residencia de Suboficiales, vendida por subasta el 5 de noviembre de 2015 por 6,311 millones de euros, y el Acuartelamiento de “Son Simonet”, enajenado también por subasta el 2 de julio de 2015 por 5,5 millones de euros.

Otro edificio singular enajenado en ese periodo fue el inmueble en el número 107 de la céntrica calle Velázquez, de Madrid, vendido de forma directa el 2 de diciembre de 2016 por 7,47 millones de euros. Esta es una de las zonas más importantes de Madrid, asimiladas a la llamada ‘milla de oro’ madrileña en el Paseo de la Castellana.

Según el cuadro que aparece más abajo, el conjunto total de fincas rústicas enajenadas ha sido, hasta ahora, de 8.239, por las que el Estado ha conseguido sólo 23,72 millones de euros. Por su parte, el total de bienes urbanos enajenados, algunos muy céntricos y en ciudades como Madrid o las revalorizadas Palma o Cádiz, ha sido 857, por los que el Estado ha ingresado un total de 224,64 millones de euros. En total, por ambos conceptos, la cifra ha sido de 248,36 millones, según los datos que resumimos seguidamente por años de enajenación.

2012

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 768, por un importe total de 2.481.373,85 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 76, por un importe total de 2.523.741,34 euros

2013

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 1.134, por un importe total de 5.548.049,45 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 114, por un importe total de 18.638.937,41 euros

2014

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 1.722, por un importe total de 4.569.849,99 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 190, por un importe total de 85.143.313,75 euros

2015

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 1.620, por un importe total de 3.921.123,56 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 119, por un importe total de 31.479.719,34 euros

2016

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 1.465, por un importe total de 3.048.997,51 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 131, por un importe total de 37.349.759,32 euros

2017

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 1.353, por un importe total de 3.553.708,36 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 186, por un importe total de 40.729.438,6 euros

2018

  • – Total fincas rústicas enajenadas: 177, por un importe total de 581.296,07 euros
  • – Total bienes urbanos enajenados: 41, por un importe total de 8.788.819,68 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.