El primer golpista catalán, Lluis Companys, fusilado por Franco, también firmó penas de muerte en 1938

La primera víctima de cualquier guerra, ya sea cruenta o incruenta, es la verdad. Es un aforismo que, como tal, nunca falla, y eso lo saben muy bien los supuestos golpistas catalanistas que han convertido a la verdad en el centro de su ‘fusilamiento figurado’: mienten todo lo que pueden -como en el spot protagonizado por una actriz fracasada Anna Maruny para Ominum, en el que denigra a España y a los españoles- y tergiversan todo lo que dicen los demás. Ellos ponen a LLuís Companys como la gran víctima de la República en octubre de 1934, cuando en realidad fue fusilado por Franco en 1940. Pero Companys también tenía sangre en las manos: firmó, al menos, dos penas de muerte, según los documentos conocidos hasta la fecha.

La historia no perdona, y dado que los supuestos golpistas catalanistas escondidos en ANC, Omnium Cultural, ERC y PDCAT, junto a algún que otro emboscado, como los estalinistas de Podemos Pablo Iglesias y Pablo Echenique, que les sirven de comparsas, han venido mintiendo descaradamente sobre España y los españoles, las redes sociales se han incendiado y han sacado la verdad de las cosas que más les duelen, como quitar la aureola de ‘mártir por la Patria’ -catalana, se sobreentiende- al histórico presidente de la Generalidad de Cataluña, Lluís Companys.

Los progolpistas secesionistas aprovecharon unas palabras del vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, durante la rueda de prensa que ofreció el 9 de octubre de 2017 en la sede de la madrileña calle Génova tras la reunión del Comité de Dirección del PP, para atacar a España, al ya finiquitado Gobierno de Rajoy y al PSOE, que entonces estaba en la oposición, y a Ciudadanos, acusándolos de querer ‘hacer lo mismo’ al presidente catalán Carles Puigdemont que la Repúblicas le hizo a Lluís Companys.

Casado había dicho que frente a la rebelión y la secesión la vía penal está abierta: “¡Qué no se repita la historia porque igual acaban como Companys!”, avisó en referencia a la proclamación de la república catalana efectuada por el presidente de la Generalidad Lluís Companys el 6 de octubre de 1934. Companys fue detenido por orden del presidente de la II República en aquel momento, Niceto Alcalá Zamora, y encarcelado en un barco prisión frente a la costa de Barcelona. En 1936, cuando el Frente Popular llegó al poder, Companys y los otros golpistas catalanes de 1934 fueron amnistiados.

Sin embargo, en toda esta historia los progolpistas secesionistas de ahora han copado las redes sociales con una gran mentira para arremeter contra la democracia española: han dicho que Casado había amenazado con ‘fusilar’ a Puigdemont, que es lo que pasó al final a Companys. Pero mintieron, porque al golpista Companys no lo fusiló la República -como tampoco hizo con otro golpista de extrema derecha, el general Sanjurjo-, sino que Companys huyó a Francia en 1939 y de allí se lo entregó la Gestapo alemana a Franco en 1940. En ese mismo, Franco fusiló a Companys, no la República, por tanto.

Companys mandó fusilar a gente

En definitiva, que las mentiras de los golpistas secesionistas han calentado los ánimos de la mayoría de los españoles, que han incendiado las redes sociales para contar la verdadera historia de ‘mártires’ como Companys. Resulta que el antiguo presidente de la Generalidad de Cataluña también tenía sangre en las manos: que se haya podido saber de forma documental, Companys ordenó, al menos, el fusilamiento de dos personas en 1938.

He aquí una transcripción exacta del documento de la Generalidad de Cataluña del 10 de junio de 1938 que firmó Companys.

  • “Excmo. Sr:
  • “Generalitat de Catalunya
  • “10 de junio de 1938
  • “A Todos los efectos procedentes adjunta le remito une certificación librada por el Secretario del Tribunal Especial de Guardia nº 3 de esta ciudad, deducida del expediente nº 39 de este año, instruido por el delito de Alta Traición contra los hermanos Juan y Antonio Crespí, que contiene el acta del juicio celebrado ante el mencionado tribunal, necesaria para completar los documentos recibidos con anterioridad, por haber sido impuesta la pena da muerte a los referidos Juan y Antonio Crespí y Vila.
  • “Esta remisión se hace de acuerdo con la petición contenida en su comunicación del día 13 del año último.
  • ¡Barcelona, 7 de junio do 1938.
  • “EL PRESIDENTE DE LA GENERALIDAD
  • “LLUIS COMPANYS
  • “Exmo. Sr. Ministro de Justicia
  • (Con Sello de H. N. – Guerra Civil – Barcelona, Sección Político Social)

La historia se venga, con balas de papel, de los mentirosos del progolpismo catalán y de sus comparsas de Podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.