Las ‘facturas’ del progolpismo: ¿cuántos de los 2.250 millones que Sánchez destina a Cataluña para inversión irán a independentistas?

De poco sirve negociar con supremacistas: mientras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destinado a Cataluña para inversiones un 67% más en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, el presidente regional, Quim Torra, sigue manteniendo una posición de connivencia con los CDR, las cédulas ciudadanas pro-independencia de progresión violenta, que algunos piensan podrían recibir parte de esa financiación: 2.251,38 millones de euros, un 18,2% del total del Estado. Mientras Sánchez sigue pagando favores en el voto que le llevó a Moncloa, el Supremo ha decidido reabrir el caso de los 4 acompañantes de Puigdemont cuando fue detenido en Alemania.

Como se esperaba, después de las negociaciones que el ‘presidente por delegación’, Pablo Iglesias, llevó en la cárcel con Oriol Junqueras y otros procesados por rebelión, el Gobierno de Pedro Sánchez se quiere volcar con Cataluña. En los PGE para 2019 ha destinado 2.051,38 millones de euros sólo para inversión, un 52% más de lo que Mariano Rajoy presupuestó para 2018 (1.349,59 millones). Esos 2.051,38 millones representan un 16,8% sobre el total nacional.

Pero a esas cantidades hay que añadir otros 200 millones de euros por “deudas” de ejercicios anteriores, por lo que el porcentaje inversor subiría hasta el 18,18%. Se trata, sin duda, de un gesto para el Govern catalán y las formaciones que lo componen, ERC, PDeCAT y hasta la CUP, de cuyo apoyo depende que las cuentas públicas salgan adelante y, en definitiva, que Sánchez siga en la Moncloa hasta 2020.

Ahora bien, este ‘vuelco’ hacia Cataluña no se corresponde con ningún gesto del presidente regional, Quim Torra, para con el conjunto del Estado; más bien todo lo contrario, según destacan en la oposición al bloque de populistas, proseparatistas y filoterroristas que llevó a Sánchez a la Moncloa. De hecho, Torra sigue manifestando su apoyo a los violentos Comités de Defensa de la República (CDR) en una especie de política como la del ‘árbol y las nueces’ que preconizaba el antiguo líder del PNV Xabier Arzalluz: ETA movía entonces el árbol y el PNV recogía las nueces. Ahora hay que cambiar los términos: CDR y los más violentos aún Grups Autònoms d’Accions Ràpides (GAAR) por ETA y PDECAT y ERC por PNV.

La deriva catalana en sus acciones

Así lo estima, por ejemplo, la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa, quien tiene sometidos a los violentos catalanes y a los filo-pro-golpistas a un férreo marcaje, como antes lo hizo sobre ETA y los filoetarras. De hecho, la eurodiputada guipuzcoana de Hernani ya presentó en el Europarlamento un documento sobre la violencia de los progolpistas de los CDR y los GAAR que han dejado en entredicho la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la sede europarlamentaria de Bruselas el pasado miércoles, 16 de enero.

En ese documento, Pagazaurtundúa relacionaba las últimas acciones de Quim Torra a favor de los grupos de extrema violencia que sustentan el Govern catalán. El cuadro no tiene desperdicio, y ha evitado que los europarlamentarios puedan caer en la trampa de seducción que pretendía llevar Sánchez al corazón mismo del Parlamento Europeo.

En otras muchas cosas, en ese documento se relaciona que el jueves 6 de diciembre, los CDR’s boicotearon la celebración de un acto en el que participaban representantes del PP y de Vox, en Terrassa, para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución española. Destrozaron mobiliario urbano y quemaron contenedores: “Cuando traspasaron el cordón formado por la policía autonómica para asegurar el derecho de los manifestantes, arrojando piedras, huevos y pintura a los agentes, los Mossos d’Esquadra cargaron contra ellos. 15 Mossos y tres manifestantes resultaron heridos, entre ellos una persona por el impacto de una silla”.

Sin embargo, lo que no se sabía en Bruselas es que entre los CDR heridos, había una diputada de la CUP (Candidatura de Unidad Popular), Maria Sirvent, por una pelota de goma, lo que condujo a la CUP a pedir la dimisión del Consejero de Interior: “O dimites o dimites, Miquel Buch”, escribió Lluc Salellas (concejal de la CUP en Girona) en su cuenta de Twitter, al tiempo que acusó a la policía catalana de “agredir a antifascistas” (sic).

Ese mismo día, Álvaro de Marichalar, empresario contrario al nacionalismo, fue perseguido e increpado por una turba de CDR. Dos días después, los CDR realizaron un “corte indefinido” de la autopista AP-7, a la altura de L’Ampolla, durante 15 horas: “Usaron neumáticos y cadenas humanas en ambos sentidos. Con el consejero de interior en entredicho, los Mossos d’Esquadra no aparecieron; y se levantó el corte cuando los CDR quisieron”, escribió Pagazaurtundúa a los europarlamentarios.

Otras acciones, para abreviar, fueron el corte por unos 300 CDRs de la avenida Diagonal y el paseo de Gràcia de Barcelona para acabar manifestándose frente a la Delegación de Gobierno y pedir la liberación de los políticos presos, o el levantamiento de barreras de peajes, o el llamamiento a “tomar las calles” para ‘recibir’ el Consejo de Ministros que Sánchez celebró en Barcelona el 21 de diciembre.

El apoyo de Torra a la violencia

Pero lo más importante del documento de Pagazaurtundúa al Parlamento Europeo es la relación de actos de apoyo del Gobierno de Torra a las organizaciones de carácter violento, e incluso la incitación a la violencia por parte del Govern autónomo: “El presidente Torra ha mantenido una posición de connivencia con los CDR”, dice el documento, que añade que “Torra ha minimizado insistentemente los boicots de los CDR y les arengó públicamente indicando ‘Gracias, hacéis bien en apretar’”.

Pagazaurtundúa informa al Europarlamento que “con esta declaración pública, el presidente de la Generalitat y responsable del mantenimiento del orden público en Cataluña se vinculaba a los CDR incitando a la tensión y manifestaciones violentas del 1 de octubre de 2018, en un acto de extrema irresponsabilidad para un cargo público”.

El último acto de amparo de Torra hacia los CDR se produjo recientemente, tras las cargas de los Mossos frente a los CDR que atacaron a los manifestantes constitucionalistas el 6 de diciembre. Torra asumió las críticas de la CUP y solicitó al consejero, Miquel Buch, que “en breve” hiciera cambios en el departamento para “corregir” las actuaciones de los policías catalanes tras unas imágenes con las que “los catalanes no nos sentimos a gusto”.

Recuerda también Pagazaurtundúa a los europarlamentarios que Torra apeló el 8 de octubre a la violenta ‘vía eslovena’ para lograr la independencia: “Los eslovenos lo tuvieron claro, decidieron autodeterminarse y tirar adelante su camino hacia la libertad, con todas las consecuencias, hasta conseguirlo. Hagamos como ellos, propongámonos que no hay marcha atrás y estemos dispuestos a todo para vivir libres”. Ahora bien, la guerra de independencia de Eslovenia “causó unos 70 muertos y más de 300 heridos graves en ambos bandos. Torra espera que los CDR asuman esa función”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.