Quiénes y por qué hackearon la consulta a las bases del acuerdo de equiparación salarial de las policías

Un guardia civil cuenta el dinero incautado en una operación anticorrupción. Foto: Guardia Civil.

Los sindicatos policiales han decidido que no procede someter a decisión de los afiliados si aceptan o no el acuerdo, tras el intento chapuza de votación que iniciaron este lunes 5 de marzo y que ha fracasado. Han dicho que el servidor de la empresa contratada ha sido boicoteado. Esperemos que lo denuncien.

Mi opinión es que es una empresa amiga de alguien de los sindicatos, que está ubicada a 50 metros de la Dehesa De la Villa, sede de la CGSC y un poco más de la JSPolicía de Madrid de Federico Rubio y que su servidor no tenía capacidad para la entidad de la votación. Miles de compañeros de ambos cuerpos intentaron votar y no pudieron hacerlo. El servidor se bloqueó pero no por Anonymus ni los malos de JUSAPOL, no, por la impericia de los dirigentes sindicales.

Lo que se incrementan las partidas son 807 millones de euros, 45% Policía y 55% Guardia Civil. Es 1/3 de lo necesario para equiparar, pero la cantidad más importante de incremento salarial ofrecida nunca. El problema no es la cuantía, por lo que yo diría si para acortar diferencias, sino cómo se va a repartir.

Dentro de 3 años la diferencia salarial con Mossos será igual o mayor, y el verdadero agravio existirá entre guardias civiles con vivienda gratis total y cobrando más salario que nadie en el pueblo donde estén destinados, con guardias civiles y policías que estén destinados en grandes urbes o zonas caras como Madrid, Barcelona, Baleares…

Es un sistema de reparto por inundación porque el Gobierno lo necesita para aprobar los Presupuestos, y por esa misma razón con aval sindical o no tendría que imponerlo. Lo que podrían hacer ahí los sindicatos es que los que van a resultar privilegiados lo fueran menos, y los que van a seguir en la miseria recibieran más salario. Renunciando a eso los sindicatos renuncian a su propia esencia de ser y confirman con hechos lo que son: un apéndice de la administración.

La votación prevista era solo para sus afiliados; quienes no estuvieran afiliados no podrían votar y eso hasta puede tener cierta explicación. Pero lo que no la tiene es que fuera una votación conjunta de todos los afiliados porque eso es ilegal según todos los estatutos. Porque en un sindicato puede haber mayoría que diga que si o que no, y en los otros al revés, y que sean más, pero eso, legalmente no puede imponer esa decisión a una organización en cuyos estatutos no se recoge que deban decidir los afiliados de varias organizaciones. Un chalaneo impropio de los tiempos que corren.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.