Cifuentes no convenció a nadie: todos los grupos políticos la califican de “embustera” y “tramposa” y exigen su dimisión

La aún presidenta de la Comunidad de Madrid y sustituta de Mariano Rajoy in péctore, Cristina Cifuentes, es ya un cadáver político: ningún grupo parlamentario de la Asamblea de Madrid ha creído sus explicaciones sobre el máster realizado en la Universidad Rey Juan Carlos. Le han dicho que es una “mentirosa” y que hizo “trampas” para obtener el título, a cuyas clases ni siquiera asistió, y han exigido su dimisión porque “los madrileños no quieren tener una presidenta que no sea honrada: miente usted con todos los dientes”, en palabras de la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta. Ni Ciudadanos, su socio por omisión y dejación, la apoya ya: todos le han pedido que si le queda algo de decencia, dimita.

A un observador externo le puede sorprender que Cristina Cifuentes no haya sido rechazada por la casi totalidad de la Asamblea de Madrid por sus políticas extremoderechosas e inhumanas en materia sanitaria, en política social y de libertades públicas, que es donde merece la máxima reprobación. Ha tenido que ser el descubrimiento de una supuesta trampa para hacerse con el título de un máster por el que la persona que, según todos los observadores políticos está maniobrando para suceder a Mariano Rajoy, haya sido políticamente reprobada y su decencia personal y humana puesta en cuestión.

El pleno monográfico de la Asamblea de Madrid, convocado de forma monográfica este cuatro de abril para debatir las supuestas mentiras de Cifuentes con su título de máster por la Universidad Rey Juan Carlos, resultó un auténtico Vía Crucis para una dirigente cuya condición humana y política ha quedado a la altura del betún.

Desde el portavoz socialista, el catedrático Ángel Gabilondo, hasta la de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, pasando por Ignacio Aguado, el portavoz de Ciudadanos que hasta ahora ha venido sosteniendo con su silencio cómplice las actuaciones supuestamente irregulares de la Comunidad de Madrid, todos en su conjunto han calificado a Cifuentes de “embustera” y “tramposa”, y han pedido su dimisión. Aunque Aguado, por diferido: es decir, que dimita después de que una comisión de investigación ad hoc dictamine sobre las supuestas trampas que Cifuentes hizo para obtener su título de máster.

Sólo el portavoz del PP, Enrique Ossorio, en un tono barriobajero, insultante para la oposición -y para sí mismo por aplicación a la inversa- y con connotaciones de una inepcia directamente proporcional a sus insultos a los otros grupos, ha defendido a una Cifuentes que no paraba de reírse desde su escaño de todos los madrileños: ella y su cómplice de banquillo, Ángel Garrido, un ingeniero de Minas al que con sus gestos y sus sornas se le ha derrumbado también el túnel de la credibilidad.

Mientras Cifuentes y Garrido se descoyuntaban a carcajadas, Ossorio, ese gran maestro de la oratoria, ese Pericles de la política madrileña, realizaba su gran aportación a la retórica extrayendo del Diccionario los siguientes epítetos para rebatir los argumentos de la oposición: (ustedes son:…) “mezquinos”, “mediocres”, “torpes”, “frustrados” y “carniceros” (porque buscan “picar carne”). Ni Cicerón lo hubiera expresado mejor.

Cifuentes no ofreció ni un solo argumento más de los ya conocidos. Ni siquiera entregó su trabajo de fin de máster, alegando que ha dado autorización a la Universidad para que lo difunda -¿por qué no ella?- y acusando a la oposición de una caza de brujas. Si no fuera tan trágico, sería más bien cómico: altanera, soberbia, barriobajera, insultante y despreciativa, Cifuentes dice que no dimite.

Las perlas del debate: primera intervención

Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, en su primera intervención (léase con la ironía debida):

  • – “Los madrileños confían en que la señora Cifuentes haya hecho el máster, porque la señora Cifuentes es una persona honrada”.
  • – “Como usted es una persona honrada, esta tarde nos responderá la verdad sobre la siguiente pregunta: ¿hizo usted el máster en la Universidad Rey Juan Carlos?”.

Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, en su primera intervención:

  • – “La situación a la que nos enfrentamos es sufrientemente grave”: si pasó las pruebas en igualdad de condiciones.
  • – “Su responsabilidad es decir la verdad sobre este máster por el bien de las instituciones”.
  • – “Hoy comparece no por su iniciativa, sino porque no le queda más remedio”.
  • – “Nos hemos encontrado con versiones cambiantes, con contradicciones, ha intentado zafarse”.
  • – “Hemos de comprobar si se ha incumplido el código ético firmado para su gobierno”.

Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos:

  • – “14 días con una presidenta escondida alimentando las sospechas de que algo huele mal en este asunto”
  • – Se matricula el 21.12.2011, tres meses después de que se cierre el plazo de matriculación de ese máster. Pero en su formulario de matriculación recoge la dirección C/ Miguel Ángel 25, sede de la Delegación del Gobierno, 23 días antes de que fuera nombrada delegada del gobierno en la comunidad de Madrid, “¿tiene usted una bola de cristal?”.
  • – “Dijo que lo que le interesaba ni era el título sino la materia que iba a estudiar. Por eso me extraña tanto que no pisara por clase”.
  • – “¿Cómo es posible en un máster presencial sacar cinco sobresalientes sin asistir a clase?”. “Cuéntenos el secreto de cómo se sacan sobresalientes in ir a clase”.
  • – Dice que presentó el 2 de julio el máster, cuando se desplegó uno de los mayores dispositivos policiales en Madrid.
  • – “La tasa de penalización no existe”, pero sí una tasa administrativa para defender el trabajo fin de máster en el siguiente curso académico.
  • – “El acta que usted presentó no se firmó en 2012 sino hace 15 días y con firmas falsificadas”: el 21.03.2018 se firmó el acta y dos de tres firmas pueden estar falsificadas.
  • – Pide Aguado una comisión de investigación urgente y acotada en el tiempo: que vaya Cifuentes, las tres profesaras que firmaron el acta, el rector de la Carlos III para que nunca más sea una plataforma la Universidad para “chanchullos, privilegios y enfuchismo”.

Cristina Cifuentes, (aún)presidenta de la Comunidad de Madrid

  • – “Un acto preocupante” esta comparecencia porque responde a una manipulación y es “un claro fraude de ley parlamentario” (sic, a todo).
  • – “Esta comparecencia es un acto preocupante porque es signo claro de manipulación en esta cámara”.
  • – “Es un fraude de ley del reglamente de esta cámara a la que acudo para defender mi honor personal”.
  • – “Ni falsedad ni falsificación” sus calificaciones, y su título “es real”.
  • – “Hay constancia documental de las asignaturas en las que me matriculé y del pago de las mismas”.
  • – “Mi trabajo de fin de máster fue calificado con 7,5 y de ello también ha constancia”.
  • – En 2014 se hizo la rectificación, entonces delegada del gobierno en la Comunidad de Madrid.
  • – Presenta una carta de Chico de la Cámara que dice que fue un error de transcripción de la plataforma informática: todo fue “error de transcripción”
  • – “También hay constancia documental de que mis no presentados fueron errores de transcripción”.
  • – “Ya he interpuesto querella criminal” contra los dos periodistas “que han tergiversado la realidad” (del diario.es). También anunció querellas por el derecho al honor.

Las perlas de la jornada (turno de réplica)

Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos

  • – No ha refutado ninguna de las acusaciones: “Ha dicho barbaridades” y ha presentado documentos “que no prueban absolutamente nada”.
  • – “¿Dónde está su trabajo de fin de máster, señora Cifuentes, dónde está?”.
  • – “Usted no hizo ni presentó nunca un trabajo de fin de máster” (en esos momentos, Cifuentes se partía de risa junto con Ángel Garrido, cómplice risueño sentado a su lado en el escaño).
  • – Toda la oposición madrileña llama “embustera” a Cristina Cifuentes: Los madrileños no quieren tener una presidenta que no se ha honrada: miente usted con todos los dientes”.
  • – No dice nada de las dos firmas falsificadas
  • – “Los madrileños no quieren tener una presidenta que no se ha honrada: miente usted con todos los dientes”, por ejemplo, con el grupo Cantoblanco, de Arturo Fernández.
  • – “Su carrera política ha terminado”.
  • – “Ha hecho saltar por los aires el prestigio y la credibilidad de la Universidad Rey Juan Carlos”.
  • – Sí a la comisión de investigación, “pero no hace falta que la sigamos manteniendo como presidenta”. “Señora Cifuentes, dimita”.

Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE:

  • – No ha explicado nada de lo que se le preguntaba: “La manera de proteger a los universitarios es separar a los que no actúan con legalidad”.
  • – “Cada vez la cosa se oscurece más, se enrarece”
  • – Se cambiaron dos notas de no presentado a 7,5 puntos.
  • – Usted que alega protección de datos, esgrime aquí correos de profesores
  • – Sus compañeros de clase no recuerdan haberla visto en el aula: “Asuma su responsabilidad con todas las consecuencias, no puede tener privilegios”.

Enrique Ossorio, portavoz del PP y un auténtico piquito de oro de la oratoria:

  • – (estamos) “muy orgullosos” de Cristina Cifuentes y (sentimos) “vergüenza” por la labor de la posición, a la que califica de “mezquinos”, “mediocres”, “torpes”, “frustrados” y “carniceros” (porque buscan “picar carne”).

¡Ah, si Atenas hubiera tenido a Ossorio en vez de a Pericles…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.